Salón de Juegos

Queridas familias:

El motivo del presente comunicado es informaros de las actuaciones que se han llevado a cabo con relación a la apertura de un salón de juego (casa de apuestas) en las inmediaciones del Colegio Pío XII y la postura que tanto la Dirección del Colegio como la Asociación de Padres de Alumnos tienen al respecto.

Somos conscientes de la preocupación e indignación que suscita este asunto, y desde que se tuvo conocimiento que una empresa pretendía instalar una casa de apuestas en la calle Alboraya, aproximadamente a 50 metros del Colegio, se procuró contactar con la Administración Pública, al objeto de trasladar nuestra más firme oposición ante un emplazamiento tan inapropiado. El aumento exponencial del número de locales dedicados a la actividad de las apuestas está generando un amplio debate, y cada vez son más los estudios y campañas que alertan de sus nocivas consecuencias.

Es evidente que a la empresa promotora no le ha afectado en absoluto a la hora de decidir su emplazamiento la cercanía de un Colegio donde acuden diariamente más de 1.200 alumnos y la respuesta de la Administración a la solicitud de las Licencias aún está por llegar. Desde la Administración Pública se nos indica que, pese a que son conscientes de la preocupación que genera esta situación, las licencias son actos reglados y en el momento la empresa solicitante aporte toda la documentación y cumpla con todos los requisitos establecidos en la normativa vigente, no tendrán más opción que otorgar las correspondientes licencias. A este respecto queremos informaros que, pese a que se ha publicado en distintos medios que este tipo de establecimientos deben situarse al menos a 700 metros de los centros escolares, lo bien cierto es que a día de hoy este requisito no existe en la ley; se trata en definitiva de una proclamación de intenciones que promulgan distintos partidos políticos de cara a una próxima reforma de la normativa sobre el juego, pero la reglamentación actual no prevé una distancia mínima de separación.

La apertura del establecimiento depende únicamente de las decisiones que adopten el Ayuntamiento de Valencia y la Consellería de Hacienda de la Generalitat Valenciana, pero aun siendo conscientes de ello, vamos a seguir haciendo patente nuestra disconformidad con la situación existente y solicitar que se salvaguarden todas y cada una de las premisas que la normativa establece. En el mismo sentido exigiremos que en el caso que se concedan las licencias solicitadas, se haga cumplir igualmente la normativa, de manera que cualquier infracción de la misma lleve aparejada la sanción que proceda.

Del mismo modo, queremos trasladaros que con independencia de la mayor o menor sensibilidad que tenga la Administración pública hacia este problema que causa gran preocupación a padres y madres, y en definitiva a toda la comunidad educativa, promoveremos las oportunas acciones que permitan hacer visible nuestra decidida oposición a este proyecto, sin descartar las concentraciones y manifestaciones que sean necesarias para dejar patente nuestro profundo malestar.

Atentamente,

Colegio Pío XII y APA Pío XII